lunes, 28 de julio de 2014

V/S

Viernes

Antes de salir del bar donde viéramos un aburrido partido de la selección chilena camino al mundial de la discordia garota o como gritan las paredes y pancartas de los indignados brazucas “nao vai ter copa”, un grandulon me queda mirando a la salida del baño y me dice -¿querí un saquecito?. – igual poh, le contesto. Pero cerremos la puerta, porque esta lleno de pacos sapiando. Al salir, la cuenta estaba pagada, el partido finalizado y ya esperábamos el colectivo que nos llevaría hasta la salida de la biblioteca nacional, en el centro de Santiago.

Llegamos a eso de las doce de la noche y el punto de encuentro es en el barrio brasil, mas precisamente en una de las salidas del metro republica. Mi acompañante se saluda cariñosamente con él, yo solo un apretón de manos de cortesía. Comenzamos a caminar y nuestro anónimo acompañante nos pregunta ¿Qué quieren hacer? Le respondemos de forma taxativa: tomar, comer y conversar. Nos metemos por las calles del barrio Brasil hasta que damos con un callejón de tierra donde se encuentran algunos bares y un restaurante chino. Para nosotros un bar con mesas en la calle es suficiente, cerveza, cigarros …

Guillermo Ossandón fue uno de los fundadores del grupo subversivo Mapu-Lautaro, esto a partir del año 1982 que fue cuando se separa del MAPU junto a otros compañeros. Hasta ese momento compartió militancia con Enrique Correa, Carlos Montes, Jaime Estévez, Tomas Moulian, entre otros humildes representantes de la clase política pasada y actual.

El hijo de Guillermo se parece mucho a él, su cara es menuda y sus lentes hacen ver a su padre ya cuando pasaba los años del indulto. Su cuerpo es delgado y usa ropa ancha. Nos cuenta que esta estudiando en un liceo emblemático haciendo dos por uno en horario nocturno. De sopetón y sin decir agua va, constantemente da rienda suelta a su perorata de movilización estudiantil, toma de liceos, marchas, petitorios, organización y bla bla bla bla bla. Lo interrumpimos solo para llenar los vasos con cerveza o para decirle que lo que nos dice es solo un mono inventado por su psiquis revolucionebria, que nada de lo que nos cuenta va a pasar, que no debe esperar nada de nadie, que nosotros venimos viendo el mismo circo hace años y nada a cambiado y bla bla bla bla bla bla.

El hijo de Ossandon nos dice – pero déjenme hablar. Y la verdad es que no se calla nunca y rebobina el cassette cada vez que el discurso se le termina. Y arma y desarma rebeliones como si su padre siguiera vivo, como si la rebeldía subversiva siguiera viva. Ya vamos como por la cuarta o quinta corrida de cervezas y nuestra conversación se desarrolla a gritos, un mesero se acerca y nos pide que bajemos el volumen de la conversación, las mesas de los lados nos miran como tratando de incorporarse al dialogo o tratando con sus miradas biónicas de quemar nuestras cuerdas vocales. En el Chile de hoy la política de bar se hace calladito.

Ya no nos quieren vender mas cerveza, nos terminamos lo que queda, nos convencemos que esto no va para ninguna parte, por lo menos para los lugares a los que a nosotros nos gustaría que fuera. Nos ponemos de pie, ya lo suficientemente borrachos para saber que nada de lo que hemos dialogado nos distancia tanto como para tomar un arma y comenzar a disparar a nuestros supuestos enemigos. Caminamos hasta la alameda donde nos despedimos de forma muy amistosa y cordial, yo por lo menos sé que lo más probable es que no nos volvamos a ver nunca más en la vida.

Sábado

Nos rodean, comienzan a darnos golpes en la cara, en la nuca, en los oídos. Empujones en la espalda, apretones en los brazos. Las patadas en las piernas, las pisadas de bototos en los dedos de los pies, los puntapiés en los tobillos. Los lentes vuelan frente a mí,  mientras la jauría me grita a los oídos mensajes que no comprendo, garabatos que me son tan familiares y voces femeninas. Voces femeninas que me llaman profundamente la atención.

Ya nos habíamos distanciado de nuestro amigo hijo de subversivo. El dialogo nos llevaba a pensar que todo su discurso respondía al peso de su pasado trágico de cárcel, muerte y derrota. Al par de cuadras ya se nos había olvidado todo y comenzábamos a pensar en como y donde seguir apaciguando la sed que nos inundaba. Levantamos la mano y tomamos un taxi, le damos la dirección y nos lleva.

Conversación de taxista de trasnoche: si poh chiquillos una vez en esta esquina se me subieron dos minas exquisitas, yo les paré y cuando les pregunto ¿A dónde van? No me va a creer mi amigo, eran mas roncas que Ud. con esa voz de cigarrillo a medio apagar. Las risotadas nos invaden, comenzamos a dudar de cada mujer que asoma por las esquinas. Segunda intervención del taxista: aquí poh cabros se me subieron dos compadres, piolita los cabros, wena pinta, no tenían nah care patos malos. En un momento me piden que los deje en esta esquina, si, si, justo aquí (para en una esquina y comienza a hacer ademanes para mostrarnos lo sucedido) y el que viene aquí al lado mío me saca una pistola y me la pone en la frente. ¿Qué le iba a hacer yo? Tuve que dejar que se llevaran toda la platita que había hecho esa noche. Asentimos con la cabeza, soltamos chistes para distender la tragedia que nos cuenta y llegamos a nuestra trinchera temporal.

Cuando veo que mis lentes vuelan directo hacia el suelo y en clara disposición a ser pisoteados por la salvajada policial, me detengo. Hecho el cuerpo hacia atrás y trato de reincorporarme de los golpes recibidos en mi cabeza y oídos. Comienzo a increpar a un policía que viene frente a mí caminando hacia atrás y mirando toda la situación, casi como un director de orquesta. – mis lentes weon, no veo nada. Les grito. Devuélveme mis lentes, continuo. Para evitar el avance de la jauría hecho mi cuerpo hacia atrás y trato de detener a la masa, en ese momento miro hacia atrás y mi compañero choca conmigo. Veo como con la cabeza agachada resiste los golpes y empujones, recién ahí me di cuenta de la cantidad de policías que nos estaban golpeando. Un nuevo golpe en la cabeza me trae de nuevo al martirio, el policía que viene mirando todo me muestra mis lentes en sus manos y me dice que avance. Entrégame mis lentes, le digo. Un seco no, me hace avanzar en busca de mi tesoro de policarbonato.

Llegamos a nuestra cloaca y entre ropas repartidas por el suelo, una cama entre desecha y muerta, platos llenos de sobrantes de comida y de cenizas petrificadas nos acomodamos. Una botella de tequila nos ampara, un vidrio con cuatro líneas blancas, todas muy similares, son la invitación a seguir conversando. Entre dialogo y desvarío tomamos la decisión de esperar el amanecer e irnos al puerto de Valparaíso, allá quizás las cosas se den de mejor manera. Bebemos, abren el supermercado más cercano y compramos unas cervezas. Al finalizarlas ya estábamos camino al terminal de buses, compramos boletos, nos alimentamos con comida rápida a la chilena, a saber sopaipillas, completos, papas fritas, etc.

No supe del viaje porque había que cuidar las energías y el sueño merecía. Cuando llegamos al rodoviario porteño un grito de ¡llegamos! nos hace saltar de impresión y nos bajamos. Caminamos, nos detenemos en una plaza por un trago de café, miramos a las familias disfrutar del sueño de la felicidad, el aire puro comienza a producirme nauseas, necesito un bar. Llegamos a una esquina cualquiera, atravesamos las puertas de un pequeño garito y nos sentamos, cervezas, papas fritas, personas sobre todo adultas apoyadas en la barra bebiendo, un par de señoras toman el té en una mesa contigua a la nuestra, una pareja de ancianos enamorados se hace cariño mientras miran televisión, en una esquina un grupo canta canciones que desconozco, discursean y se ríen. De pronto, comienzan a cantar el himno nacional, saludan con el pecho inflado a su General Pinochet, la locataria les pide cortésmente que no canten porque ese lugar no es para eso. Un hombre canoso los mira desde la barra y se acerca a conversar algo con ellos. Nosotros conversamos de la historia patria, de la psicología del chileno, de lo feo que es el puerto, de qué hace un grupo de Tinku en una plaza de un puerto centrino. Nos hartamos del lugar y volvemos a la calle.

Al terminar el túnel oscuro de golpes y agravios verbales, una pseudo oficina nos esperaba, al parecer eran los estacionamientos de la comisaría. Una patrulla estacionada en el lugar, en sus puertas decía: 2ª comisaría de Valparaíso, pensé que estábamos ahí, luego lo dudé. Me revisan de pies a cabeza, me piden mi carnet, una lágrima ahogada en el fondo de mis ojos me hace sentir la impotencia de la sin-razón. Me pregunto en silencio una y otra vez ¿porqué nos pegaron de esa forma? Repaso lo sucedido en mi cabeza y no logro entender donde estuvo la provocación, el riesgo a su integridad o la peligrosidad de nuestro actuar. Las paredes de frío concreto eran iluminadas por ampolletas amarillas de gran luminosidad. La jauría de policías enfervorizados va y viene hasta que en un momento desaparecen, una mujer de trenza muy larga me llama la atención por su intransigencia en los gritos. Con un porte como el de ella no es necesario gritar, pienso. De pronto todo se torna silencio, todos los detenidos son sacados del lugar menos yo. Me llaman, preguntan mi nombre y dirección, llenan un papel que me entregan junto con mi carnet, nadie me mira a los ojos, nadie me habla de frente, nadie me explica nada. Solo escucho un seco RETIRESE. Me acompañan hasta la puerta, vuelvo a pasar por el lugar de la golpiza y todo tan normal como siempre, ya no hay policías enfervorizados ni carne de cañón que maltratar. El lugar es el fiel reflejo de su slogan “orden y patria”

Al salir del bar en que nos encontrábamos, nos encaminamos hacia la calle Cumming donde alguna vez escuché que pasaban cosas, conversamos y dimos vueltas de vagabundo, compramos unos cigarrillos y cerveza. Mi compañero se sienta en una cuneta mientras yo trato de dialogar con un par de hippies guitarrientos que comparten sus creaciones.

De pronto escuchamos un sonido de guitarra electroacústica que atraviesa el viento, abandono lo que estoy haciendo para ir a curiosear. Al final de la calle, en una pequeña plazoleta nos encontramos con Johnny Blues tratando de organizar sus primeros acordes y su cuerpo recogido, sentado, atrincherado tras ese amplificador, la armónica cantándonos y la dicha suprema de beber cerveza en las calles y escuchar la música de los negros algodoneros.

Le prendí un cigarro en su boca. – Gracias hermano.- me dijo.
Gracias a ti johnny retruqué, acordándome de sus discos, del documental hecho por el Pogo de los peores de Chile, de la primera vez que lo vi en el paseo Huérfanos del centro de Santiago, de cuanto temo en quedar ciego.

Mientras sonaba un blues cualquiera, en el momento en que bajo la vista para encender un cigarrillo, cuando la noche comenzaba a abrazarnos y johnny nos ponía en sintonía, de un vehiculo verde, grande, pero desconocido para mí, comienzan a descender elementos de fuerzas especiales de la policía Chilena, se dirigen a nuestra presencia, nos piden que nos pongamos de pie y del brazo nos suben al vehiculo. Ahí fue cuando comenzaron los gritos, cuando el silencio se apodero de mi mente, cuando deje que sucediera lo que fuera. Cinco detenidos en ese vehiculo llegaron a la 2ª comisaría de Valparaíso aproximadamente a las once de la noche del sábado 31 del mes del mar.

Según un estudio desarrollado por la Universidad Diego Portales y el Instituto de Derechos Humanos acerca de las denuncias sobre violencia policial (violencia innecesaria, detenciones ilegales y delitos asociados) muestra que a partir de la llegada de la democracia en Chile este tipo de denuncias han ido en aumento, esto demostrado en el aumento de registros entregados por la Brigada de Investigaciones de delitos contra los Derechos Humanos de la PDI y el aumento de causas por parte de la Fiscalía Militar y la Corte Marcial.

Por lo menos nosotros, no denunciamos.

Una ves en la calle necesitábamos entender lo que nos había sucedido, saber donde estábamos y hacia donde iríamos. Después de patear un par de señaléticas y de escupir un racimo de garabatos al viento contra la honorable fuerza publica, superamos el hecho y nos encaminamos hacia donde nos habían tomado detenidos. Johnny ya no estaba y la noche se había inundado de gente que repletaba los bares y locales de diversión. Nada mas nos quedaba que seguir la corriente del río, seguir el rumbo de nuestra motivación y embriagarnos con el licor que el puerto nos brindaba. Cerveza, tequila, música, vasos al suelo, cigarrillos en las veredas, ojos a medio abrir, borrachera que comenzaba a enrarecer nuestras palabras, cansancio.

Ya pasada la noche, esperamos afuera del rodoviario porteño, la reja se abre y compramos pasajes de vuelta, subimos al bus y sin saber nada mas abrimos los ojos de un sobresalto una ves de vuelta en Santiago.




lunes, 23 de diciembre de 2013



Parafraseándote Víctor

A las madres y niños de la Escuela Comunitaria Republica Dominicana.

I

¿Quién puede callar la voz de un niño
Jugando en su escuela? ¿Quien?
¿Quién puede detener la lucha
De una madre por la educación de sus hijos? ¿Quién?
¿Quién abrió la caja de Pandora
De la ignominia? ¿Quién?
¿Quién dijo que la luz de los privilegiados
Brilla más que la de los desposeídos? ¿Quién?
¿Quién trunca su camino
Con la piedra de la discordia? ¿Quién?
¿Quién se responsabiliza por las lágrimas de los niños
Al ver su colegio nuevamente destruido? ¿Quién?
¿Quién corto las cuerdas de tu guitarra
Víctor? ¿Quién?


ll

No recuerdo que desde el cielo
haya bajado una educación digna
ni que el poder haya dejado de mandar
ni que los pobres hayan tenido
un poco de paz.

no recuerdo en que momento
el “nosotros” paso a ser el “yo”
ni cuando mis ojos
dejaron de verse en los tuyos
ni cuando los hermanos dejaron de jugar
para comenzar a pelear.

No recuerdo cuando tus palabras
Comenzaron a valer más que las nuestras
Ni cuando te uniste
A la tropelía policial
Ni cuando nuestra virtud
Para ti se convirtió en defecto.

¿Quién corto las cuerdas de tu guitarra
Víctor? ¿Quién?

iii

Nuestra lucha es por el derecho
A gobernar y gobernarnos
Y la discordia y la falta de respeto
Solo pone cárceles y tumbas
Y me tomo de tus palabras hermano Marcos
Para decir que los seguimos queriendo y respetando
Tanto como antes de que nos negaran
Y su error hoy día es mi llanto
Y les decimos que moriremos
Puño en alto
Porque lloramos para limpiar
Nuestros ojos
Porque sabemos que el camino es largo
Y que con el corazón apretado en el puño
Esperamos el momento
Para volver a hermanarnos.

¿Quién corto las cuerdas de tu guitarra
Víctor? ¿Quién?




Miguel Herrera C
Dic/2013
Feria libre Villa Ohiggins.

martes, 2 de julio de 2013

Aullido.


Lo bueno de no saber olvidar, es que te puedo querer para siempre, incluido las heridas que me regalaste. Antes de empezar a odiarme, quiéreme cuanto te sea posible, porque mis sueños tienen alas y yo voy tras ellos. Suspira, bota todo el aire que llevas en los pulmones , para que cuando te bese mis sueños se vayan contigo y con ellos mi persona. Te regalo mis sueños que a mi me sobran, mira que despierto y aun sigo durmiendo. Déjame vivir mi locura tranquilo, el loco de la esquina conversa conmigo mientras deshoja una marraqueta en infinitas migas que comen las palomas mientras agujerean la punta de mis zapatillas roñosas. Me doy media vuelta y lloro, hecho mis lágrimas en un vaso de cerveza negra, revuelvo con el dedo mientras aparece el rostro del amor en su superficie. Lo bebo y me abandono a mi locura sin pastillas. Me da pena saber que puedo llegar a ser feliz. Saber sin restricción de dolor que por dentro estas desahuciado. Beso el pasado sin triunfos y tan lleno de derrotas, mientras te quiero tanto como nunca he podido volver a hacerlo, mientras te veo pasar amarrada de otros. A veces me pierdo entre las páginas del diario, a veces entre los diarios, a veces entre los canales de televisión. Pero lo mejor viene cuando le prendo fuego a los diarios, cuando apago la televisión, cuando reina el silencio, cuando los perros juegan y los pájaros cantan y el gato me mira preguntando ¿Qué te pasa? –nada, le contesto y acaricio su cabeza ronroneante mientras enciendo un cigarrillo desde el fuego de los diarios y me siento en el patio del hogar de mis padres y repaso las desgracias que me han hecho disfrutar la vida y te recuerdo y te huelo y te siento y el viento me trae tus besos, acaricia mi cuerpo desnudo y te recuerdo y te pienso y te siento. Para ser sincero, y en honor a la verdad, todo es mentira. Y más aun todo es un poquitito, un breve alivio de polvo blanco envuelto en locura, en frenesí de saber que la verdad todo es mentira y todo es solo un poquitito. A veces los días feriados que para mi son hábiles, no me levanto, me abandono a lo que llaman irresponsabilidad, y lo disfruto tanto, me siento a mirar pasar la vida a olvidar todo lo repasado por días a creerme dios de un pequeño reino que no va mas allá de mi piel y me siento tan contento de no ayudar a que el mundo siga girando. Me detengo por días, no contesto el teléfono, no miro ningún tipo de pantalla ni hoja impresa. Cuando me buscan me escondo tras las cortinas y no me importa si es una tragedia o una alegría, no me importa nada. Quizás, si aparece con un cigarrillo de verde humo pueda que le abra la puerta, que lo salude o quizás intercambie un par de palabras y de fumadas, luego se van. Y si amarte nace de mi, este es quien realmente soy, un irresponsable gandul que disfruta destruyendo la maquina vital del respiro. Un flojo, sucio y desprolijo que no quiso ser nunca como le dijeron que fuera. Un mártir de la sangre ajena y un pretexto para que el papi y la mami le digan a su hijo “no seas como él.” Amo tanto esta verdad incomoda, que de este amor nace cualquier otro amor. Este soy y cada día me pongo peor, y guardo el silencio como si fuera el boleto ganador de la lotería. Miro, huelo, oigo, siento, pienso, y tengo plena conciencia que nada de esto llena mi plato de comida a la hora de almuerzo y no me importa. Mañana amanecerá de nuevo y la feria con su griterío me dará la bienvenida, llenará mi espíritu de sueños y mi abdomen de comida.


Miguel  Herrera

lunes, 31 de diciembre de 2012

Un cuento de fin de año.


Había desaparecido hace un par de meses y a esas alturas la preocupación se había transformado en molestia y enojo. Cada noticia que de ella tenían hacia eco de los vicios y la vida licenciosa por la que había optado. Su familia ya no la extrañaba y sus mascotas ya no lloraban, cuando la veían acercarse los perros le ladraban como a un extraño mas.
Cuando llegaron las fiestas de fin de año, ella decidió pasar la navidad con su familia, pero todo había cambiado. Su pareja ya no lo era y sus hijos si la saludaron fue por cortesía y por el cariño que aun guardaban por la madre que a ellos había criado, no por la mujer que veían cruzar la puerta aquella tarde.
La mesa de navidad estuvo vacía esa noche de recogimiento cristiano y la fiesta del consumo no alcanzo esa noche para aquella familia. Cuando despertaron, ella ya no estaba y las comidas que había preparado esperaban frías en las ollas que descansaban sobre la cocina. Nadie supo como quedó esa comida, el calor de la noche hizo del alimento una masa pestilente llena de moscas.
Al no encontrarla en el hogar nadie sospecho nada ni se preguntaron donde podía encontrarse. La vida continuo para todos tal y como venia sucediendo desde hace un tiempo.
Para las fiestas de año nuevo la ceremonia de los abrazos termino un abrazo antes, las penas se transformaron en delirio gracias a las ofrendas alcohólicas de los amigos y comensales que acompañaron esa noche.
Cuando todo pasó y la fiesta se convirtió en resaca y deshidratación, a los días siguientes, la vida continuo su curso natural. El trabajo y las preocupaciones no cambiaron y las alegrías se agotaban rápido y sin pausa.
El tres de enero del bienvenido año la crónica roja daba cuenta de un asesinato y violación ocurrido en una plaza de barrio. La victima no portaba documentación que acreditara su identidad y su rostro había desaparecido luego de la incansable agresividad de sus violadores. Las señas daban cuenta de una mujer de edad media, que vivía en la calle y de la cual pocos sabían su procedencia.
Nunca mas la vieron, nadie supo nunca más de su destino. Tampoco se preguntaron por su paradero ni por su futuro. Todo continuo igual y en su recuerdo solo quedaba aquella mujer que desconocieron el día en que ella los abandono.

viernes, 10 de junio de 2011

Santiago (O porque no te llame antes, santiasko)

Y sea quizás que aun me gustas. Aunque suene un tanto homosexual decir que gusto de algo de género masculino. Pero te tengo mala ciudad maldita. Y es que molesta tu necesidad de ruido, tu incapacidad de mantenerte en silencio. La verdad quizás sea que no es que ya no me gustes, y ese cariño es porque me cuesta separarme de lo que sé ya muerto.
En mucho ayudan esas torres sin identidad que acosan esta ciudad. Monumentos a lo sin discurso. Cuadrados de nada, donde los jóvenes profesionales llegan a comer asados en sus quinchos.
No es menester aquí relatar mis recuerdos de bares o lugares nocturnos donde pasé momentos, eso ya lo hecho y basta que rasquen un poco la tierra para que encuentren mis textos. Pero no abandona la verdad decir que santisko día a día se transforma y abandona su pasado como si nada le importara. Preguntome yo: que de malo tiene dejar un espacio donde los desafortunados y apáticos se reúnan a beber sus arrebatos de alcoholismo sin pretensiones?
Santiasko, nunca te había nombrado así. Si no fuese por un arrebato skalitico nunca pensé que fueras un asco, pero hoy si. Debe ser la manera de andar de los vehículos, o quizás la prisa de los desafortunados. Sentado en los bares que desconozco, miro. Ya no encuentro escritores de poca monta, como yo lo he sido. De hecho desconozco los bares por donde mis versos nacieron, hoy esos espacios han desaparecido. Quizás sea eso lo que me asquea, santiasko.
Y si es un odio que no consigue razones, que mas da. Para mi santiasko te has vuelto maldito. Hoy camino desconociendo mis pasos, y los lugares por los que me he teñido, cada vez me cuesta mas encontrarlos. Quizás seas el sueño del profesional recién avenido, pero para mí ahora, no eres más que una bocanada de desencanto.

viernes, 7 de mayo de 2010

poesia oral

mientras esperaba la lluvia, recordé algunas cosas que aparecieron en mi cabeza en forma de versos. también recordé que extrañaba el programa de radio que hacíamos en una radio popular hoy perseguida por la policía. así nacen estos poemas orales que espero compartir con quien quiera oírlos y esperando que algún día las cosas jueguen a nuestro favor y nunca mas en nuestra contra.


hay tantas cosas que nos separan...


llueve sobre santiago.

lunes, 19 de abril de 2010

Bolsa ecológica, vida de mierda.

Hace un rato se conoce el daño que provocan las bolsas plásticas en el medio ambiente y es muy poco lo que se ha hecho para contrarrestar este hecho. Pero sin embargo existen algunas entidades preocupadas de este hecho.

Desde hace un tiempo que personalmente vengo evaluando este hecho en mi cabeza y viendo las implicaciones que puede conllevar la eliminación de estas bolsas para mi puesto de feria.

Una de las iniciativas que se han llevado a cabo al respecto es la distribución comercial de bolsas de tela de parte, en un principio, de los supermercados. Recuerdo que al comienzo la noticia sonó como una iniciativa social que llamaba a la conciencia de lo desastroso de las bolsas plásticas, con el tiempo la gran mayoría de los supermercados comenzaron a comercializar estas bolsas y siguiendo con el negocio me he encontrado con este tipo de ventas hasta en algunas bibliotecas ubicadas dentro de los mall.

La verdad es que la conciencia por el medio ambiente jamás fue desarrollada y la venta de este tipo de bolsas termino siendo un elemento mas dentro de la moda de algunos consumidores. Y poniéndonos tercos y críticos, podemos decir que la iniciativa solo decanto en un producto más dentro de la enorme canasta de productos de los que puede surtir un supermercado.

En mi caso, puedo decir que esta practica existe hace muchos años en la feria y esto es gracias a la comercialización de bolsas elaboradas con sacos reciclados (o bolsa de ferias, como la llaman). Estas cumplen una doble función ya que por una parte se recicla y por otra se desvincula la necesidad de bolsas plásticas. Parece ser que el uso de bolsas hechas con sacos no resulta tan “fashion”, como las lindas bolsas de tela con estampados que invitan al consumo en ciertos lugares.

Siento que para prescindir de las bolsas plásticas se deben pensar formas más completas y económicas que la sola distribución de un elemento mas dentro del consumo. Este problema sin duda que es un problema para la reflexión y el emprendimiento y se deben pensar posibilidades que ya estén a disposición del consumidor, como por ejemplo la distribución de bolsas recicladas en los puestos de la gran mayoría de ferias libres de chile.

Otro tema es la publicidad realizada para el efecto de vender este tipo de bolsas en los supermercados, mientras las ferias no cuentan con ningún medio para generar publicidad a gran escala.

Finalmente decir que el mercado se enriquece y centraliza gracias a la ignorancia de un pueblo dormido, sin conciencia ni búsqueda de su libertad y que mientras algunos se jactan u ostentan de comprar en determinados lugares y lucir aquellas lindas bolsas por los lugares que transita, las ferias libres siguen siendo el mejor lugar donde encontrar las mejores frutas y verduras y los precios mas justos, junto con una de las mejores distribuciones de las ganancias dado su propia conformación comunitaria. Es por eso que las ferias siguen trabajando en silencio y sin la desmesura de los grandes empresarios de este país.

Si andar con una bolsa bajo el brazo dice algo, yo prefiero que diga feria libre.

viernes, 16 de abril de 2010

Padre mío que estas en el cielo.

Padre mío,
Que estas en el suelo,
Mundano sea tu nombre;
Venga a nosotros tu fiesta;
Hágase tu voluntad
Más en la tierra que en el cielo.

Danos hoy nuestro vaso de cada día;
Perdona nuestras ofensas
Al contrario de nosotros que no perdonamos
A quienes nos ofenden;
Déjanos caer en la tentación
Y librémonos todos del mal.

Que así sea.

domingo, 4 de abril de 2010

Psyco-mente envuelta en comprimidos químicos de la farmacopea legal.

¡No quiero pastillas!- le gritaba el paciente al psicólogo, mientras caminaba de esquina a esquina como si la ira se le fuera a escapar en un asesinato. El facultativo lo miraba tras sus lentes tal y como lo hacen todas las caricaturas de su especie. Pierna cruzada lápiz y libreta anotando. ¿Cuénteme más? Le decía el cuatro ojos. El paciente, que a estas alturas del partido parecía una burla de aquel nombre, le hablaba de sus muertos y tragedias. Le comentaba el dolor inimaginable que le rebasa la piel en esos momentos. Puras anécdotas mortuorias para una vida que gozaba de múltiples fatalidades.

Giraba el enfermo mientras retorcía sus manos de manera frenética y desesperada. Comentaba de aquella vez en que se quedo mirando la carretera y de las imágenes de su muerte que se le venían a la cabeza en aquel instante.

No soy capas ni siquiera de acabar con mi vida doctor, Divagaba el enfermo. No se preocupe, para eso estamos para ayudarlo. Le responde.

De tanto transmitir desgracias y su incapacidad para sobrellevarlas, el cansancio toma cuerpo en el enfermo. Se sienta y se toma la cabeza de manera intermitente.
Tómese esto, le dice el psicólogo. Mientras estira el brazo para darle a beber un liquido verde al que llaman”el hada”.

Bebe despacio. Tiembla un poco y luego traga. Se siente bien, al parecer la medicina hace efecto y se tranquiliza. Habla de su niñez, adolescencia y madurez, todo aliñado de violencia, calle y desazón por ni siquiera poder acercarse a aquello que no sabe que es. Pero que llaman futuro.

Beba mas, no se preocupe que esto le sirve.

Bebe y piensa. Relata hechos que brotan desde su memoria, o quizás desde su imaginación. Bebe y agradecido traga.

“el hada” comienza a tomar cuerpo en el enfermo. Parece que hablara dentro de su conciencia.
………………………………………………..

Cuando el abrecartas comienza a perforar su abdomen, piensa en cómo su doctor término tirado en el piso, abrazado de un líquido rojo muy parecido a la sangre.

No sabe porqué, pero la sangre que brota desde las heridas de su abdomen lo tranquiliza. Lo adormecen. De pronto ve sombras. Se duerme.

Para todo el mundo solo fue una escena del crimen. Un loco que mato a su doctor y que termino con su vida. ¿Por qué? Nadie se lo preguntó. Todo esto finalmente es una página en un libro de anotaciones policiales.

jueves, 25 de febrero de 2010

ESTAS ABURRIDO? PUES LEE.







todo este material, ha sido secuestrado desde la 2a edicion de la biblioteca de www.librosdementira.org pagina completamente recomendable. Demas esta dar los agradecimientos por el libro "memorial de santiago" de alfonso calderon que me gané en uno de sus concursos. peazo de libro po oye...

miércoles, 3 de febrero de 2010

lunes, 23 de noviembre de 2009

Violencia contra Mapuche. O la Democracia que me produce asco.

En este momento en Chile existe un pueblo que lucha por su libertad y autonomía territorial. En este preciso momento en Chile existe un pueblo originario que no se siente chileno (no con mayúscula porque no merece la jerarquía que le entrega esa letra) y que por lo demás esta siendo atacado, asesinado y perseguido por la policía del Estado Chileno.
Existen una gama de aristas que pueden ser vistas en la acciones que se desarrollan en el wallmapu (territorio Mapuche) pero la violencia de parte del Estado a mí como ciudadano de esta Republica, me parece un asco. No seré parte jamás de un Estado que se dice democrático, pero que por la espalda reprime, golpea y asesina a un pueblo que históricamente a sido perseguido y robado.
Mi visión del mundo es una visión que incluye bajo el respeto, la paciencia y la tolerancia, pero que bajo prismas de violencia, todo llega a un límite.
Con este texto quiero denunciar al Estado chileno y su mascara violenta e intolerante. Quiero decir a la comunidad mundial que comparte los valores del pluralismo y el dialogo que en Chile nada de eso se respeta y que ante la mas mínima amenaza de su status quo, el estado Chileno legitima la violencia, el asesinato y la persecución.
No quiero reportar casos puntuales porque cada uno puede darse a la tarea de investigar lo que sucede en mi país, y de hecho información hay mucha. Solo quiero desvelar la mascara del país mas capitalista, intolerante y racista que me ha tocado vivir.
Dicen que una imagen vale mas que mil palabras, pero la inconciencia puede llevar a que una imagen no toque ni la mas mínima conciencia de alguien que se siente poderoso e incapaz de lograr el dialogo. Es por eso que los invito a ver este programa transmitido por un canal de televisión de Chile, donde se presentan algunas de las acciones de las que han sido victimas el pueblo mapuche y de cómo en mi país la autoridades están mas preocupadas de cuidar su casa que de la calidad de vida de todos los ciudadanos de este culo del mundo.

click aqui para ver el video

viernes, 17 de julio de 2009

jueves, 2 de julio de 2009

Poesia + hiphopolotikombativo


en el barrio brasil comienza a sonar la poesia, la rebeldia y la conciencia kolektiva. apoya la causa y acompañanos en el "Bar raices"...

martes, 5 de mayo de 2009

My generation.

Si se entiende a una generación como la suma de experiencias compartidas de un grupo de personas que compartió nacimiento en fechas próximas, este es el relato de mi generación.

Una generación que nació en el decantamiento de una dictadura estúpida creada por la intolerancia de las fracciones reaccionarias de mi país. Una generación que nació a principios de los 80, esa década perdida donde nadie sabia lo que podía hacer sin ser asesinado, tomado preso, enjuiciado socialmente o catalogado como algo extraño y por ende malo. Mi generación creció con canciones de protesta, con discursos políticos clandestinos, con el apagón no solo de nuestras ampolletas sino también de nuestras conciencias. Mi generación debe haber sido una de las ultimas que creció jugando al tombo, al alto o al pillarse. Conoció algo de lo que ahora llaman violencia intrafamiliar pero jamás con los atisbos asesinos con los que hoy nos encontramos.

Mi generación nace de la angustia de no sentirse ni ser libres. Esta acorralada en el sueño de lo propio y del desarrollo personal y social. Mi generación creció en barrios y poblaciones que sus antepasados llamaban comprometidas. Somos un grupo de personas que creyó en muchas cosas y que en su ingenuidad pensó que podía cambiar algo.

Mi generación escribió en cuadernos dados por la junaeb y tomo desayuno en los galpones de los colegios con letra y numero. Mi generación hiso explotar los colegios con peos alemanes y sin saber si quiera lo que era, se rebelo contra todo. No hiso política ni se creyó las letras de quilapayun o inti illimani, pero sabia que había que odiar algo. Un algo que no sabíamos que era.

Mi generación comenzó a jugar con drogas desde su adolescencia, no por “monos” como decían los vejetes, sino por curiosidad. Por probar aquello que volvía felices a nuestros padres. Felices a esos seres que no podían vivir de noche porque alguien se los prohibía. Felices a esos seres esforzados que se comieron completo el plato de la modernidad.

Mi generación se desato con el metal, con el hip hop, y con la antigua canción comprometida. Atrás estaban esos “locos rayados” que bailaban de manera estúpida meneando sus pelos escarmenados y sus pantalones amasados. Porque mi generación no quería bailar al son de la música de los jóvenes de los 80. Jamás creímos en esa voz que cantaban los prisioneros. Mi generación era más punk y se creía fiskales ad-hok. Mi generación rompía letreros, quemaba basureros y respetaba a las abuelitas al pasar. Pedíamos dinero en las esquinas y nos cobijábamos bajo arboles de plaza. Comprábamos alcohol en las botillerías disfrazados de civiles y un porcentaje importante de las veces no nos creían.

A mi generación le trataron de meter algo que llamaban grunge y lo único que termino haciendo fue crunch, así tal cual, como se rompe un vidrio o una pared al ser golpeadas. Y eso solo porque nos golpearon silenciosamente, porque nuestros padres embebidos de un sueño indecoroso nos traspasaron las frustraciones de su batalla perdida. Nos traspasaron los muertos de una sociedad intolerante e injusta. Nos pasaron en el ADN eso que llaman rebeldía y que nosotros la entendimos a nuestra manera. Una rebeldía mesclada con angustia. La misma que comenzaba a hacer su aparición en los barrios y poblaciones y que se consumía en codo de cobre.

Mi generación creció con el malestar de un pasado ignominioso que no pudo lograr sus sueños de poder popular. Y así nuestra rebeldía se tiño de esa decepción. Y hoy muchos siguen creyendo pero sin negar jamás que perdimos, que seguimos siendo los mismos que fueron nuestros padres y en algunos casos nuestros abuelos. Hoy, mi generación se emborracha por las noches y hace su trabajo como mejor puede, entendiendo que a fin de mes la mayor parte se la lleva el jefe.

Mi generación esta viva y es muy joven aun para dar respuesta a tantas cosas malas que vemos por todos lados. Pero sin lugar a dudas tiene esperanza. Una esperanza enraizada en algo que desconoce, definitivamente una esperanza que desconoce porque sabe que aunque sigamos creyendo que podemos cambiar las cosas, las cosas siempre seguirán ahí, solo para molestarnos y perder la fe.

Mi generación no fue hippie, ni beat, ni mod, ni mucho menos políticos o actores de la sociedad destacados. Mi generación fuma porro, toma lo que se le cruza, tiene un doble discurso con su fidelidad y conversa inacabadamente las mismas historias de hace tantos años. Mi generación se encuentra en un circulo que no logra romper y todo esto porque la generación anterior perdió su sentido, y lo perdió a balazos.

jueves, 16 de abril de 2009


NO SOY DELINCUENTE from NO SOY DELINCUENTE on Vimeo.

porque la ley ahi que cambiarla y porque no soy un delincuente. apoya la causa.

mas informacion en: www.tratojustoparatodos.cl

Los usos justos no son un delito.


El problema planteado acerca de las aristas que conlleva todo el tema del derecho de autor es una temática que sin duda nos interesa a muchos. Pensar que se debe estar amarrado a ciertas prerrogativas legales que no compartimos me parece absurdo y democráticamente dictador.

Hace tiempo que pienso editar textos de este blog y otros que mantengo en mi baúl y que creo tienen necesidad de ser leídos por otras personas mas que mís amigos y pololas. Pero mis letras solo valen lo que yo y los demás quieren que valgan. Ejemplos de esto son las autoediciones o los trabajos editados por tantos artistas como de rocka o rivano, sin necesidad de rendir pleitesía a alguna editorial de algún tipo.

Apoyo esta causa porque me siento libre de decir lo que pienso sin tener que cobrar abusivamente por ello. Porque la libertad es el viento que derriba a los hipócritas y ladrones y porque hago lo que quiero y no necesito que una ley me declare culpable de un delito que no reconozco.

Apoyen la causa cabros porque no solo de pan vive el hombre.

Mas información en www.nosoydelincuente.cl

jueves, 12 de marzo de 2009

La borrachera de un borracho experto.

No sé si llegó así o tomo ese color en el poco tiempo que estuvo en este lugar. Pero que es un profesional eso queda de manifiesto.

Yo lo vi llegar cuando esgrimía mi tenedor en el plato de melancolía que me sirvieron en el restorán. Su estampa era de caballero ya maduro y su petición la de cualquiera, un plato de comida acompañado de una damisela cerveza. Sólo bastó aquella mujer para cambiar su tez, que de lacre mármol blanco pasó, muy rápido, a ser como las cerezas, rojas como mi rabia.

Solo un momento pasó para que llegara su compañía. Un pelado y gordo amigo al que saludó casi como si fuese su esposa. Yo, como vulgar borracho idiota, pensé que su conversación sería exhaustiva, pero no. Largo tiempo de teléfono celular usaron. Nunca pude saber porqué, por cada media hora de conversación, incorporaban un porcentaje de tiempo de conversación por teléfono que sonaba más fuerte que sus propios murmullos.

Su cara varió de forma considerable… su color me pareció un semáforo en constante cambio y la distancia hacía de mi observación un mal remedo de vieja sapa de población.

Él, llena su vaso de manera incesante. ¿Cómo me recuerda tantas cosas este tatita que parece ser mi ejemplo? Saluda y ríe con una suavidad casi dionisiaca.

No soporto mi soledad y le hablo, me siento en su mesa y le dibujo una historia fantástica que solo la inocencia de la borrachera puede creer. Termino mi cerveza y él me ofrece otra. Otra que se llama interminable, otra que se llama madrugada.
Otra que mi mano es incapaz de reproducir sin escribir dobles letras y figuras extrañas.

Miguel Herrera C.

martes, 10 de marzo de 2009

Almuerzo en el bar “Las Naciones”

Llego como he llegado tantas veces a este lugar. Mármol hecho escaleras y giros como concha de caracol. La “oficinada”, esa nueva tipología de personas que repletan el Santiago central llena el lugar y el murmullo de sus voces se parece hermosamente al sonido de la lluvia que revota en las tejas de la casa de mi abuela ya muerta.

Encontrar una mesa, es como encontrara un amor, difícil pero no imposible. Posible pero siempre complicado.

Frente a mí una ventana se abre de para en par, mientras cobija la conversación de dos cervezas que se vacían sin compasión.

Mi mesera peruana, tan linda como todas las meseras que me han servido, me susurra su acento como una canción de cuna. Sonríe con sus labios de rosa ardiente y me atiende ligera con la prisa del llamado incesante.

El tenedor es un sable que lucha contra un enemigo avícola y mi mano no soporta la herramienta, toma la mano de aquella ave ya asesinada y termina por roer sus huesos como un manjar bañado de vino tecnificado.

Como, me alimento de desgarbada carne blanda, de arroz hecho para las masas, casi una apología a la olla común de la pobreza y la sutil memoria universitaria.

Este bar es como un castillo abierto, como un salón de baile de viejos pitucos, como una reliquia del Santiago antiguo. ¿Qué habrá sido esto en sus albores? ¿Quién habrá comido primero en estos suelos aun firmes? ¿Habrá sido creado para la conversación, la alegría y la tristeza?

Mi plato ya esta limpio, mi abdomen satisfecho. Mi insípido sueldo sueldo de profesor, transformado en armonía sibarita aliñado con belleza latinoamericana. Bajo mi mano ahora descansa un cuaderno donde emborrono cuartillas. La lucha alimenticia ya ha sido saciada.

Frente a mí, una mujer rubia burbujea en un vaso y yo la bebo. Miro pinturas y dibujos que engalanan las paredes del local. Violeta Parra, El Chavo del 8, Chabuca Limeña y tantos otros miran mi pasar borracho por estos lares. Limpian mi mesa y solo me acompaña la muchacha rubia a quien coqueteo por mil pesos. Ella me escucha sin interrumpir, sus ojos de burbuja no saben decir nada y su cuerpo es mi cama, el descanso de mi cesantía, el recuerdo de mi niñez.

Ya saciado de placeres, solo guardo reposo y beso los labios de cristal d mi compañera. Trato de oir palabras entre los murmullos ya lejanos, pero no consigo nada. Cierro los ojos y mi ceguera solo guarda silencio.

Las mesas comienzan a vaciarse de alimentos y a llenarse de amistad. Amigos desconocidos llegan a mesas desconocidas y mi soledad observa, recorre con su mirada lo ajeno, la humanidad que a mí no me conoce.

Un porcentaje importante de personas paga su cuenta y se retira, solo pocos siguen murmurando y su conversación se remoja de helado néctar de cebada.

Las horas pasan y las botellas aumentan su deambular. La mesera me sonríe como encontrando una mirada cómplice, alguien que entienda su cansancio, su enajenado tiempo de servir a los demás.

Mi novia rubia ya ha comenzado a emborracharme con sus besos, pero como fiel enamorado no dejo de acariciar su bello cuerpo de rubio andar.

Las horas pasan y los amigos cada vez son menos. Y es por eso que disfruto la soledad, porque mas allá de esto solo esta la muerte. Esa que jamás se despedirá de uno y que lo acompañará más allá de la obsesión del respiro.

Guardo silencio y me tumbo en mi asiento. Cierro los ojos preguntándome qué dirá la mesera cuando sepa que no tengo dinero para pagar sus atenciones.

Miguel Herrera C.

****MUYAGRADECIDOPORLOSCOMENTARIOS.SALUDOSATODOS****

sábado, 14 de febrero de 2009

Día de San Valentín: Patrono del matricidio.

Hasta la tusa puede llegar a ser el mensaje publicitario de la obligación social de celebrar una festividad cristiana. Ni siquiera la iglesia católica esta segura de la existencia de este mártir, que se supone cazaba a los guerreros romanos de manera prohibida y obviamente escondido.

Se supone que se celebra el amor o el enamoramiento, pero bajo las faldas de la conmemoración, la iglesia católica te dice CASATE. No te puedes enamorar si no es comprometiéndote. No puede haber amor sin obligación. Otros dicen que no es obligación porque se hace con amor. Una falacia cristiana para obligarte a amar, para martirizar a las “solteronas” y “solterones”. Para negar la libertad del sexo y el amor libre.

La pregunta cabe de cajón: ¿San Valentín cazaba parejas del mismo sexo? ¿Pueden celebrar el amor quienes no son heterosexuales? Legalmente no, porque no se pueden cazar, porque su amor no es reconocido socialmente, porque los prejuicios no cesan ni siquiera en las festividades.

Personalmente la metralleta de ofertas me tiene sin cuidado. Que me recuerden la efeméride a cada momento me atormenta. Dan ganas de silenciar el mensaje, dan ganas de gritar que ya lo sé, que te calles y dejes de repetirlo.

Otras cosas pasaron en el mundo en esta fecha. Eventos más importantes que celebrar el amor con alguien que quizás mañana ya no esté. Otras acciones se llevaron a cabo de la mano de un amor que hoy parece desconocido, amor a tu cultura, a la tierra, a tu hermano, a la libertad.

En 1655 se produce el levantamiento indígena que ataca las estancias españolas del Biobío al Maule. Una muestra de amor a la propia cultura, tierra y libertad. Nada que ver San Valentín aquí. Ni siquiera la iglesia tiene mucho que decir que no sea dominar.

En 1879 comienza la guerra del pacifico, la ocupación de Antofagasta producto del desconocimiento por parte de Bolivia de los títulos de dominio mineros de los Chilenos.

Estas acciones sin duda son producto de otro tipo de amor. De uno que es un poco menos aprensivo que el amor de pareja. Menos egoísta que darle la mano solo a una o uno. Son producto de una solidaridad amorosa con un pueblo, con algo menos material que un ramo de rosas o un trozo de chocolate.

Solo me queda decir que no me molesta la efeméride del día de hoy, solo que estalla en mis oídos el recordatorio constante del mencionado día. Mi conciencia critica solo sabe nadar contra la corriente y cuando nadie se acuerde que algún día tuvo un amor, yo por mi parte seguiré buscándolo o en el caso de tenerlo me dedicare día a día a cuidarlo, a regalarle libertad para que me extrañe, a pedirle que no valla tan rápido, porque “lo que no tiene prisa se demora en alcanzarse”…

viernes, 13 de febrero de 2009

El desalojo. (documental acerca del conflicto mapuche en Chile)

MARIHUANA: ¿Abstencion total o consumo moderado?



extraído desde www.politicastereo.cl

Asunto: A TODA LA COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL

El Comite por la Defensa y la Libertad de la Documentalista Elena Varela, quiere dar a conocer y denunciar la injusticia y el atropello que vuelve a sufrir nuestra compañera, por parte del Estado Chileno y de todo el aparataje de Inteligencia-Judicial, que busca volver a encarcelarla, pidiendo una condena de 15 años y un dia, mediante un burdo montaje mediatico y policial, basado en testigos protegidos, pruebas infundadas, espionajes de su labor como Documentalista e incautamiento y robo, por efectivos de la ANI y PDI, de todo su material de investigacion y filmico, que Elena recopilo en mas de 5 años de trabajo en terreno, que mostraba y denunciaba los atropellos al Pueblo Mapuche, sus luchas y un trabajo Socio-documental , sobre la experiencia guerrillera del MIR en Neltume , en los años de Dictadura militar.

Una vez mas , vemos como el sistema politico patronal, que rige nuestro pais, esta subyugado al poder economico de las Transnacionales y Oligarcas criollos, que buscan satisfacer su sed de venganza, y acabar con todos los que se oponen a sus intereses mezquinos, mediante un poder politico-policial corrupto que se arrodilla a sus pies.

Nuestra Compañera, mediante su trabajo Audiovisual y de denuncia, de los atropellos a los mas basicos derechos humanos de nuestros hermanos mapuches, mostraba al mundo , la verdad oculta, de este Chile, que al otro lado de sus fronteras, se muestra como un defensor de la libertad de expresion y los derechos humanos, lo cual queda demostrado, que los traidores solo cambiaron el uniforme militar, por la corbata de un civil.

Queremos solidarizar una vez mas con ELENA, con su lucha, con su vida y con su consecuencia de una verdadera revolucionaria, que no ha permitido que el Sistema Neoliberal imperante, la silencie , la domine o la haga renunciar a sus mas intimos y nobles principios de vida , en beneficio personal, como le ha ocurrido a muchos pseudo-revolucionarios que han besado la mano de los que los dominan y ultrajan.

Hacemos un llamado a todas las organizaciones verdaderamente consecuentes y revolucionarias, sociales y politicas, a todos los artistas, a las mujeres, a los amantes de la vida y la libertad, a expresar su apoyo y solidaridad con Elena Varela, adhiriendo este documento con su nombre y firma, ademas de las formas de apoyo que surgan de la organizacion a las que pertenecen.


Comite por la Libertad de Elena Varela
Red de Comunicadores Independientes RCI
Santiago-Febrero 2009

lunes, 9 de febrero de 2009

Santiago picante.




El edificio costanera center yace silencioso al alero de la ribera del rio Mapocho. Caminando tranquilos, como visitando una provincia desconocida recorrimos el parque de las esculturas, nos sentamos y abrimos el paquete recién comprado en un grow shop de providencia. El nombre del producto: Spice (de la variedad Gold). La nueva droga legal recientemente llegada desde Europa, su reverso dice que es una variedad de inciensos no apto para el consumo humano.

Como buenos santiaguinos y llevados por la curiosidad hacemos caso omiso de las etiquetas y nos aprestamos a experimentar lo que se comenta en diarios y revistas, y esto es fumar estos inciensos no aptos para el consumo del homo sappiens pero si para el homo psicodelicus.

Papelillo en mano y con la legalidad de nuestra parte abrimos el envoltorio. Primer paso, oler el aroma del producto. Conclusión: muy atractivo olor y de carácter inofensivo. Segundo paso, manufactura del cigarrillo. Su carácter esponjoso y la poca experiencia sumado al fuerte viento que corre en el momento hace un poco complicada la operación pero finalmente llevadera.

Como las tradiciones nos acompañan aunque no lo queramos, el relajo del pasto tuvo que ser cambiado por la velocidad de la urbe, puesto que nuestro ímpetu psicoanauta jamás pensó que un cigarrillo se enciende con fuego. Próxima tarea buscar un lugar donde comprar fuego para quemar un cigarrillo legal y novedoso.

Como las ansias a veces no dan tiempo para la espera, nos sentamos fuera de un edificio de providencia hacia el lado de la costanera. Allí dimos rienda suelta a la ceremonia de catar sabor, colocón y experimentación. La verdad es que nadie se espantó por lo que fumábamos, ni una mirada enrarecida o furibunda que diga sin decir nada “váyanse de aquí malditos drogadictos”.

Comenzamos a caminar por la costanera y recorridas un par de cuadras comienza a tomar posesión el producto en nuestros cuerpos. Un colocón suave y distinto es lo que experimentamos. Conversación interminable que siempre ocurre cada ves que consumimos algo para la emancipación de la conciencia. De pronto, a lo lejos, la aparición de dos chicos reality nos hacen aparecer la risa desmedida de un buen colocón. Las ansias por hacer de cancerberos y burlarnos de lo que llaman la carne de cañón de la televisión chilena no se hacen esperar. Los chicos reality se enfundan en sus lentes oscuros mientras la sorna de nuestras caras bulle como tetera hirviendo. Solo un momento duraría la experiencia. Los chicos caminan y nosotros tenemos cosas mucho más importantes que ver la cara de personajes sin importancia. Mi objetivo personal era verificar en terreno los espacios apropiados por la tribu urbana denominada como “pokemones”. Y la verdad es que me encontré con muy pocos y los que habían eran registrados por policías enfundados en motocicletas. La verdad es que el espectáculo me recordó muchas de mis experiencias adolescentes con los cuidadores de la ley y el orden, perros guardianes del orden establecido.

Spice sigue en mi cabeza, mis pies cansados siguen por la rivera del Mapocho hasta llegar a la frontera social de nuestra ciudad: Plaza Italia. Una suerte de bajón mental se apodera de mí dentro de un centro de llamados, miro hacia todas partes, me relajo y respiro profundamente, parece que la resaca que me acompañaba no era un buen elemento en nuestra exploración psiconautica. Con un poco de relajo todo pasa, nada es tan grave como para durar por siempre.

Feria del libro usado.

El camino continúa y consigo el viaje mental de la droga pública y autorizada. La feria del libro usado que por estos días se realiza en una facultad de una universidad privada nos cobija. Revisamos libros, nos indigna nuestra pobreza y las ansias de comprar muchos textos que parecen interesantes. Hay que ser selectivo y medir nuestros recursos. Finalmente la decisión se realiza: una investigación acerca del mítico músico argentino Tanguito, una breve biografía de otro gran personaje del sindicalismo chileno CLotario Blest y una pequeña publicación de época de dictadura donde se lleva a cabo la tarea de basurear al comunismo. Lectura de verano, fácil y de rápida absorción.

Epilogo.

Finalmente nuestro viaje concluye en un patio de comida donde nos damos un banquete para saciar el hambre irreconciliable que nos ataca. Santiago se ve igual de enfermo que en cualquier época del año. Filas para las cosas más inverosímiles y espurias. Desazón por la estupidez de las masas. Aglomeraciones para viajar hacia el hogar y finalmente el descanso santo del catador de bondades psicoactivas.

Un buen momento vivimos, pero queda la impresión que toda esta buenaventura solo fue propiciada por la compañía y confianza que nos tenemos con mi hermana. Spice para probar esta bien, pero no para consumir constantemente. No esta al alcance de nuestros bolsillos hacerlo cotidianamente, mejor preferimos correr el riesgo de la ilegalidad, caminar solo pasos para ubicar a un dealer disponible y viajar con el ya conocido viaje de una de las drogas mas estigmatizadas por el conace (corporación nacional para el control de estupefacientes) y de la que menos riesgos se conoce, de hecho estos son casi nulos…

Buenos humos a todos. Salud, libertad y revolución.
http://www.boosterblog.es

sábado, 31 de enero de 2009

Literatura a medias

Parece ser como un impulso que me lleva a dejar toda lectura a medias, siempre en la página inapropiada, siempre el relato sin terminar.

Cuando comienzan las vacaciones, los diarios y revistan llenan sus paginas con las propuestas de libros para pasar unas vacaciones inagotablemente aburridas acompañados de un texto que solo sive para interrumpir el vaso de cerveza eterno que acompaña al sol inacabable.

Como es mi costumbre jamás hago caso de las ofertas de lectores empedernidos. Debe ser porque soy un lector a medias y porque mis bolsillo y mi intención jamás alcanza a costear dichas propuestas. –Lea esto, se lo recomiendo- es la consigna veraniega de los apartados de cultura en los periódicos de nuestra ciudad. Pura basura para gente anormal como ellos, esa es mi consigna.

Tampoco puedo negar que su trabajo es objeto de mi envidia, pero no objeto de mi culpa ya que soy incapaz de promocionarme como escritor medianamente amateur.

Yo solo leo y lo hago hasta la mitad, cuando mucho. Dedico mi tiempo más bien a inventar en mi cabeza como terminará aquel texto que olvide en un wáter ajeno. Me dedico a quemar pasto y pensar que será de aquellos escritores y lectores que llegan al final de la obra. Yo los miro desde la mitad de la carrera, desde el asiento de espectador que ve correr a sus estrellas y que se jacta de ser espectador y no participe.

Sin tratar de marcar pautas este verano, debo llevar una cantidad considerable de libros sin terminar entre los cuales se encuentran:

Aprendiz de hombre. González Vera: excelente texto encontrado en la feria del libro usado 2008. No se porque no lo termine siendo que es uno de los autores a los que estimo. Pura flojera.

Feminismo para principiantes. Nuria Varela: este me lo encontré en la librería chilena y estaba barato, por ende me lo compre. De la autora recuerdo una página web en que la vi y la encontré exquisita, solo por eso la leo.

La viajera ilustrada. Tomas Lago: Una semblanza de María Graham muy interesante pero que fue interrumpida por la presencia de otro libro que comencé a leer.

Carne de perro. Gonzalo Millán: solo un par de paginas logre sobrellevar de este texto que me encontré en uno de los llamados outtlet de libros y películas. Estoy convencido que algún día lo terminare.

Todas íbamos a ser reinas. María Elena Valenzuela: Este libro que estudia el caso femenino en la dictadura militar chilena lo encontré en los cachureos de la feria libre donde trabajo. Muy interesante para quien pretenda entender el caso ovulatorio-dictatorial.


Victor Jara. Joan Jara: este libro es de mis librerías de libros usados y la verdad es que me aburrió y no quise seguir, si alguien me lo cuenta se lo agradecería.

Historia de Chile. Walterio Millar. Lo compre por los dibujos y al llegar a la cara de Ibáñez me produjo lejanía, pero al ver el dibujo de la junta militar definitivamente lo cerré y lo guarde en mi biblioteca.

Semiótica para principiantes. Cobley & jansz. Muy interesante y pedagógico, una introducción al estudio de la semiótica que algún día comenzare para terminar.

Las películas de mi vida. Alberto Fuguet: este autor para mi es un asco, pero encontrarlo en la feria y a bajo costo me aventuró a leerlo, pero el relato era malo y las películas reseñadas peores. No lo recomiendo bajo ningún punto de vista.

Filosofía en el tocador. Marques de sade: excelente pero no sé porque no lo termine.

Ni victimas ni victimarios. Albert Camus. Filosofía de pos-guerra que lleva a ser un poco más anarquista de lo que ya era. Me lo robe de la casa de una amiga y juro que algún día lo terminare y lo devolveré a su dueña. Es una promesa.

Pero también he terminado algunos libros, eso si este verano no. Algún día los termine y les tengo cariño porque fueron una buena compañía mientras duraron. Estos los recomiendo pero no para el verano sino para cuando cada uno lo quiera o necesite.

El túnel. Ernesto Sábato: de los ciegos argentinos este texto me atrapo de muy pequeño y creo ya haberlo leído un par de veces.

El Hablador. Mario Vargas llosa: lo ley una sola ves, me costo terminar una novela puesto que nunca las leo, y la verdad lo hice por obligación pero sin duda que me entretuve.

Síndrome de culpa. Alfred Hitchcock: una recopilación de cuentos de suspenso excelente para leer en la fila del banco, en el baño o cuando no quieres escuchar a tu interlocutor.

Ética para amador. Fernando Sabater: a este tipo lo vi en una charla en la uc. No lo conocía pero me cayó bien, encontré su libro pirateado y me lo compre. Ahora lo utilizo para dar mis clases de filosofía y no me a servido de mucho pero por lo menos relleno las sombrías pocas horas de filosofía de mis alumnos.

Así va la cosa. Leo a medias y pocas veces termino lo que inicio. Prefiero imaginar, quedarme en el espasmo de una imagen mental, en una historia desconocida para todos. Inventarme todo, esa es mi tarea y los invito a compartirla. Quien se anime aquí esta mi blog para que conversemos…

jueves, 29 de enero de 2009

Sonidos en la web.

como internet da para todo y sobre todo muchas cosas valiosas que conocer, les quiero presentar algunos de los programas de podcast que reviso constantemente. si a alguien le gusta escuchar a los otros hablar aqui les va un compilado para que escuchen. solo hagan click en el play y ahi lo tienen. que disfruten...

CON EL DEDO EN EL OMBLIGO (tv y humor)


ANALIZAME (critica y comentario de cine)


2 GIRLS 1 VIC (sexo)


SITUACION DE CALLE (sociedad y cultura)



LA VIDA DE LOS OTROS (sociedad y cultura)


VENDETTA RADIO (humor)


THE GEEK SHOW (humor y comentarios varios)solo para ñoños


BOMBA SUICIDA (humor)


DESDE ZERO (programa deradio zero. actualidad y musica)


esperando que les guste y recuerden que cualquier comentario siempre es gratificante. saludos.

*todo este material fue secuestrado sin permiso desde el portal www.podcaster.cl*

lunes, 22 de diciembre de 2008

Historia de un poema que murio atropellado (o 1er carnaval cultural v. Ohiggins)






Nació una tarde de resaca. Bajo la sombra de una palmera. En un cerro de Santiago.

Su parto fue lento, tan lento como se acaba una cerveza en soledad. Tan lento y quieto como el pasado. Tan fugaz como el futuro.

De la letra manuscrita paso a la letra virtual y de ella a la impresa. En hoja blanca fue su primera comunión y para celebrar su mayoría de edad se le concedió el privilegio de ser leído. Vociferado, expandido a través del aire “por leves impulsos eléctricos.”

Y así creció, a través del aire. Y fue su vida tan sola, perdedora y divagante como la de sus padres. Nadie lo conoció nunca. Su saludo solo era de cortesía, porque nadie había hablado con él.

Creció y se alimento de la vida de todos. Las experiencias de los otros eran su respiro diario. Envejeció de esa manera.

Un día quiso morir, porque él lo deseaba, no porque la historia lo llamara. Su sepultura fue la calle y su grito polvo de tiza.

Él quiso que la mano ejecutora de su muerte fuese la misma que le dio la vida.

Siempre me pregunté porque quiso morir. Y a mi parecer él se aburrió de tanta historia ajena y deseo comenzar a vivir la propia.

---------------------------------------------------------------------------------
(texto suicidado)

Palomas en huelen.

En un cerro vestido de castillo
Con la boca sedienta llegaste a su terraza
Mientras las palomas
Dibujaban tu cara en el suelo
Con sus sombras.

Al llegar
Te sentaste bajo el abrigo de una palmera
El viento dibujaba tu pelo en el aire
Y tú buscabas con ojos violentos
Aquel destello de luz
Que te daría las pistas de mi aliento.

Pero ese destello de luz apareció,
Y al poco rato
Se volvió tan débil que fue imposible mantenerlo con vida
Así, y con los mismos ojos de antes
Renegaste de tu reposo
Y bajaste las escaleras
Huyendo como si nadie te persiguiera.

(del poemario "deca-logo" de Miguel Herrera C.)

jueves, 23 de octubre de 2008

Aviso de utilidad publica.

Algún día le comente a un amigo que la crisis de Wall street me tenia hasta las bolas y que me enojaba mucho tener que comprender mi vida a partir de una crisis determinada, en este caso financiera.

No comprendía para nada lo que aparecía en diarios y noticias. La alarma mundial que producía la caída de los mercados de valores del mundo, me llevaba a ver un abismo del que al parecer costaría mucho salir.

Pero los días pasaron y los precios comenzaron a subir, la vida comenzó a hacerse mas cara semana tras semana y los sueldos se mantuvieron en su misma precariedad, la tasa de despidos no se disparo y el desempleo mantiene la variabilidad de siempre.

En la feria nosotros notamos la diferencia de precios, el descontento popular. Pero eso si, nada de crisis apocalípticas, ni nada. Acá se sigue viviendo al 3 y al 4. Los precios siempre han subido y los sueldos si no es a fuerza de presión, nunca se consiguen con dignidad. Aquí las cosas no han cambiado mucho, parece ser que siempre hemos vivido en crisis y hoy, cuando los papeles de riqueza de nuestro 10% de elite tiemblan. Cuando se dan cuenta que su riqueza no es mas que una fabula inventada por Uds. Tiemblan y con su temblar tiembla el pueblo, porque no entiende lo que sucede.

Yo se que como a mi, también a muchos les cuesta entender todo esto de la economía y las matemáticas. Pero para eso cabros ahí una solución: AUTOEDUCACION.

Marcel Claude (ARCIS) explica mucho mejor todo esto de Wall street y el infierno de su caída:

http://es.youtube.com/watch?v=4yhyhVVBUFg

tambien puedes ver el video en la barra de video de este blog.

jueves, 25 de septiembre de 2008

ROMA (de Adolfo Aristarain)


Quien lea estas letras, y eso es si es que alguien las lee, creerá que esto podría ser una critica de cine, pero no. Critico muchas cosas pero esto no podría hacerlo.
Alguna vez conocí una mujer que me enseño a ver este cine, una mujer muy especial e importante para mí. Con ella conocí y aprendí muchas cosas y como muchas cosas importantes en mi vida, la perdí. No se como ni porque, pero la perdí.

Al igual que el personaje de esta historia para mí, mi madre es muy importante, quizás demasiado. Al igual que el personaje de esta historia, solo me queda la pena, todo lo demás pasa y lo único que me persigue y que me ha sido fiel es la pena. Eso si, no me pesa ni me lamento. Como las almas en pena, mis penas solo penan. Viajan y vagabundean mi ser, no sé porque ni sé hasta cuando, pero están ahí.

Una ves ella me invito al cine y yo la acompañe al igual que lo hice a tantas partes. El tiempo pasó y mis lágrimas fueron las mismas de hoy. Amo tantas cosas que no están conmigo y mí vida al igual que el personaje de esta historia ha sido una mierda. He sido todo lo contrario a lo que todos han querido. He sido la figura en la que todos han puesto sus esperanzas, y al parecer los he decepcionado a todos. Menos a unos pocos, a mí familia. Ellos me respetan por lo que soy, no se si hay fe o hay cariño eso no me importa, pero son los únicos que jamás me han dado la espalda, todos los otros se han ido.

Pienso que todo es como es. Al parecer, hasta el día de hoy, nada vale la pena como para luchar y dar una vida tan a mal traer como la mía. Parece ser que el rio donde se dejan todas las penas, hoy corre al revés. Mi vida juega con la legalidad. Juega con la moralidad. Juega con las leyes sociales y con el sentido común. Lo único rescatable es mi libertad y esa no se la doy a nadie, ni siquiera para quien valga la pena. Y en esto, lo reconozco, soy egoísta, pero no me importa.

Pueden ser muchas las penas. Pueden ser muchas las lágrimas derramadas. Pueden ser muchos los velorios. Pero con una alegría me vasta y creo tenerla. Con ella me quedo aunque después de esto mi vida muera. Que importa la muerte si no se vive por un segundo aquello que muchos llaman vida. No me importa.

Como dice el autor de estas películas, el escritor escribe, y esa declaración la hice ya hace muchos años. Como el rock and roll, a quien le gusta bien y al que no, que se joda.

Como la cueca, ya vendrán otras patas.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Septiembre: carnaval de sangre y vino.

Me gusta septiembre, es un mes que me gustaría vivir siempre. Agradable temperatura y espíritu festivo y de congoja. Los dos sentimientos más fuertes y representativos del espíritu chileno, a mi parecer.

Septiembre se muestra con plátanos orientales en flor y viejas barriendo afuera de sus casas. Conversación callejera que parece ser la primera inquisidora de nuestros actos, pero que en realidad es la memoria que se transmite.

Septiembre huele a empanada y vino tinto, pero también a pólvora y a sangre. Un olor a pelea de final de ramada. Olor a pueblo violento, a no tan alejado oeste.

Vaqueros militares salen a matar, bajo un supuesto orden publico. El carbón se prende y el espíritu también. Las botellas sudan vino. Los militares y policías con sus escudos de autoridad e institución, cazan a todo aquel que no representa el alma de su dueño. Porque él no es mas que la identidad de otro.

El roto, el campechano, la patota de la esquina, la vecina que conversa bajo una escoba, vida y comunicación necesaria para el alma de un pueblo, son silenciadas manos arriba por trajes de colores y chaquetas tipo yankee.

Primero te mato, luego celebras. Caza de brujas en la fiesta dieciochera. Borrachera clandestina que en un mes se vuelve publica. Asesinos libres, asesinos presos. Muertos olvidados y muertos en el recuerdo. Carne asada, vino tinto y conversación. La policía busca focos de subversión en la fiesta, como si Manuel rodríguez aun viviera.

Borracho camino por las calles y caminos de Chile. En el horizonte el ultimo amor, el ultimo vaso de vino. Tras de mi una jauría de perros deseosos de sangre tratan de terminar la fiesta.

lunes, 1 de septiembre de 2008

Oli.


Un día indeterminado, converso con una amiga a la cual años antes había pretendido besar. Le cuento sobre mis estados de ánimo y de una pena que me acontecía en ese momento. Ella respondiendo a mí dialogo me dice: es que lo que pasa Miguel, que tú eres como Oliverio (protagonista de la película El lado oscuro del corazón) te inspiras en el dolor, es como si lo necesitaras. Solo que a Oliverio no lo persigue el dolor si no la señora muerte.

Otro día, camino recorriendo los puestos de cachureos que se ponen en las calles de mi población los días domingo, esos que rodean la feria libre villa O’Higgins. Miro hacia el suelo y me encuentro con los dos Dvd de las películas (versión primera y secuela) originales en uno de los puestos. Un borracho los había recogido quizás de qué basurero. Oh sorpresa, ¿Cuánto valen? Pregunto. Deme mil quinientos amigo y no se haga problema. Desenfundo mi dinero y me los llevo.

En la tarde me encierro a recordar estas películas, las veo y me emociono como la primera vez. Recuerdo lo dicho por mi amiga y recuerdo lo que pensé en ese momento: “no quiero ser como Oliverio”.
A Oliverio lo persigue la muerte, pero su búsqueda se centra en la búsqueda de la mujer que vuela. La encuentra y la pierde. Así como tantas que aparecen en su búsqueda. Y parece ser que esa es también mi búsqueda. Busco la mujer que vuela cuando hacemos el amor. Y parece que la encontré, pero llena de obstáculos, lucho por ella y no sé en que terminara todo. Eso que más da, solo me basta con poder volar con ella. No importa si con ella caigo de los cielos y me lastimo. Solo importa poder volar por un momento, encontrarse una vez en la vida con lo que se ha buscado por tanto tiempo.

De regalo les dejo el texto que aparece en toda conversación que Oliverio comienza con cada mujer que encuentra:

No les perdono que no sepan volar...

No sé, me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! - y en esto soy irreductible – no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar.

Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretenden seducirme! Esta fue - y no otra – la razón de que me enamorase tan locamente, de María Luisa. ¿Que me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos? ¿Que me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado?
¡María Luisa era una verdadera pluma! Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...

¡Con que impaciencia yo esperaba que volviese, volando de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. “¡María Luisa! ¡María Luisa!... y a los pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte.

Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo.
¡Que delicia la de tener una mujer tan ligera... aunque nos haga ver, de vez en cuando las estrellas! ¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes... la de pasarse las noches de un solo vuelo!

Después de conocer a una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que no hay una diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?

Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en conseguirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando...

Oliverio Girondo